Investigaciones sobre la tartamudez

Investigaciones sobre la tartamudez

En el mundo hay mas de 70 millones de personas – incluyendo el casi millón de spañoles- que tartamudean. Personas que tienen dificultad para comenzar y sincronizar el habla, ya sea en repeticiones o en bloqueos cuando se mantiene una conversación. En esta cifra se incluye el dato infanto-juvenil, muchos de los cuales superan esta dificultad.

Pero esta dificultad no significa en ningún caso, un bajo rendimiento ni un bajo cociente intelectual ni por supuesto, una discapacidad, yo personalmente lo considero una característica personal, no deseada, pero que forma parte de la persona. La tartamudez, socialmente, suele estár unida a una falta de consideración hacía el grupo que la padece, por lo que en algunas ocasiones produce individualmente, lo que se llama, ansiedad social por las burlas o discriminaciones que puedan llegar producirse.

No hace muchos años, se atribuia que la tartamudez estaba relacionada con defectos en la lengua y la laringe, la ansiedad o algún tipo de trauma. Sin embargo y por otro lado, se sospecha que la tartamudez está relacionada con algunos problemas neurológicos. Algunos investigadores, desde la década de los 90, encontraron que el flujo sanguineo de las personas que tartamudean se encontraba alterado, por lo que en la actualidad se sospecha que la tartamudez está en el cerebro.

Según la experta del habla y el lenguaje y neurocientífica, Soo-Eun Chang, de la universidad de Michigan, habla del retraso en las conexiones de diferentes partes del cerebro. Según comenta, en el hemisferio izquierdo del cerebro, las conexiones de las personas que tartamudean entre las áreas responsables de la audición y los movimientos que generan el habla, son más débiles. Chang, también ha observado diferencias estructurales en el cuerpo calloso. Estos hallazgos, pueden hacernos pensar, que la tartamudez puede tener una posible causa debido a los leves retrasos de comunicación entre las partes del cerebro. (Fuent. BBC Future 2021)